Asegurate, Iforense, Juventud en Línea

Suecia condena por primera vez por violación a un hombre que abusó de menores por Internet

Un juzgado de Uppsala ha sentenciado al acusado a 10 años de cárcel por 59 actos delictivos contra 27 menores, la mayoría niñas de menos de 15 años.

Un juzgado de Uppsala, un municipio a 78 kilómetros al noroeste de Estocolmo (Suecia), ha condenado este jueves a diez años de cárcel a un hombre por varios delitos sexuales por abusar de menores por Internet. Según el tribunal, algunos fueron de tal gravedad que han sido considerados violaciones. Es la primera vez que un tribunal sueco dictamina que una persona es culpable de violación por obligar a otra a cometer actos sexuales. El condenado es un hombre sueco de 41 años y con antecedentes por crímenes de este tipo que cometió 59 actos delictivos por videochat contra 27 menores, la mayoría niñas de menos de 15 años. Todas sus víctimas residían fuera de Suecia, en Estados Unidos, Canadá y Escocia.

El tribunal sostiene que la mayoría de los abusos sexuales cometidos por este hombre son de diverso grado, junto a ofensas y delitos pornográficos, pero ha estimado que la vejación en cuatro casos es “tan grave que deben ser considerados violaciones o violaciones a niños”. “Su comportamiento es el mismo que si él hubiera cometido los actos sexuales a las víctimas”, ha dictaminado el magistrado. El fallo cita, por ejemplo, a menores que fueron obligados a realizar actos sexuales con perros y un caso en el que forzó a un niño a abusar de otro. La consideración de violación grave obedece, sobre todo, a que amenazó tanto a los denunciantes como a sus familias para poder lograr su propósito, según la sentencia. 

“Ha sido duro analizar todo el material, pero la decisión no ha sido tan difícil. No hemos hecho una evaluación distinta a otros tribunales que trataron casos similares, simplemente hemos tenido un fundamento distinto”, ha declarado a la televisión pública sueca SVT la jueza Carin Westerlund.

El condenado reconoció durante el proceso la mayor parte de las acusaciones, aunque negó que se tratase de violaciones. La Fiscalía ha recurrido la sentencia al estimar que otros de los delitos sexuales cometidos también deben ser considerados violaciones.

Las pesquisas de este proceso se desencadenaron después de una investigación sobre dos chicas suecas que habían sido amenazadas para que cometiesen actos sexuales. La policía se incautó en este caso de material que apuntaba a que el condenado había hecho lo mismo con menores residentes en el extranjero.

FUENTE: https://elpais.com