Juventud en Línea

Jovenes en Internet

Durante las vacaciones los y las jóvenes no solo juegan en el parque o se dan un chapuzón en la playa; suelen pasar la mayor parte del tiempo navegando en Internet.

Éste es el motivo por el cual debemos prestar más atención a sus actividades online. Un estudio realizado por Kaspersky Lab ha mostrado que, normalmente, los niños están expuestos a contenido inapropiado en la Red; además de buscarlo ellos mismos. Las estadísticas difieren según el país. Por ejemplo, en Japón los más pequeños no son tan activos en las redes sociales y prefieren los foros “tradicionales”. En cambio, el 60% de los adolescentes rusos buscan información prohibida en las redes sociales locales. Así, las cifras globales revelan que el contenido poco apropiado se busca a través de las redes sociales y, posteriormente, mediante páginas pornográficas.

Mientras que la mayoría de plataformas sociales como Facebook intentan proteger a los niños y evitar el registro no autorizado en la red, este tipo de páginas todavía son un reto para los padres debido a la gran variedad de redes y contenido que existe. El mayor peligro reside en los extraños que intentan hablar con los jóvenes. Entre ellos se encuentran estafadores y depredadores sexuales. En el primer caso, intentarán robarles el dinero o información personal de sus progenitores y los segundos harán todo lo posible para encontrarse físicamente con los pequeños. Además, tampoco podemos fiarnos de las conversaciones que mantienen nuestros hijos con los compañeros de clase.  Gracias a Internet, el “tradicional” acoso escolar se ha trasladado a la Red y no termina cuando acaban las clases, sino que se intensifica después del colegio. La mezcla de contenido apropiado y peligroso hace difícil proteger a los jóvenes y aumenta la necesidad de disponer de una herramienta de filtrado. No podemos conformarnos con bloquear todas las redes sociales y usar el sistema de filtrado del proveedor. Debemos clasificar el contenido por su tipología y naturaleza, al mismo tiempo que estamos informados sobre posibles actividades sospechosas. Esto es realmente importante porque un estudio revela que los adolescentes ocultan a sus padres sus huellas digitales. 

Para afrontar este problema, es necesario utilizar una herramienta específica de control parental como la que incluyen las soluciones de seguridad informática. Gracias a ellas, los padres pueden limitar el tiempo que pasan los niños en Internet o jugando con videojuegos así como bloquear contenido no apropiado, evitar el contacto con ciertos contactos o recibir alertas en situaciones potencialmente peligrosas.

Es imprescindible entender que el software de control parental no reemplaza la atención y esfuerzo de los mayores por controlar estas situaciones. Los expertos afirman que la mejor medida para evitar este tipo de incidentes online es hablar con los jóvenes, enseñarles y comprender sus intereses, incentivos y pasiones. Las medidas tecnológicas ofrecen cierto control pero lo importante es lo que sucede en la vida real. Por este motivo, os proporcionamos algunos consejos para padres e hijos:

  • No publiques o envíes a extraños información privada, especialmente tu lista de contactos, dirección, escuela… etc. Por “extraños” entendemos cualquier persona que no conozcamos en la vida real, sin importar la edad que diga tener.
  • No quedes en persona con extraños.
  • No publiques tu número de teléfono o email.
  • No pinches en enlaces procedentes de desconocidos.
  • No confíes en ningún mensaje tentador como: descuentos, productos gratis, aumento de likes… Elimínalo y no hagas click en ningún link.
  • Si tienes conversaciones problemáticas con alguien en la Red, díselo a tus padres para que te ayuden a resolverlo.

Estas normas se aplican tanto a los jóvenes como a los padres con la única excepción que los mayores deberán resolver los problemas por sí solos. Además, les recomendamos que enseñen a sus hijos estas normas de seguridad en Internet; que siempre estén atentos a lo que hacen los pequeños en la Red y usen herramientas de Control Parental para que no se les escape nada.

FUENTE: kaspersky

EL CASO COLOMBIANO

TigoUne reveló resultados del estudio ‘¿Cómo usan los niños y adolescentes colombianos las herramientas de Internet?’, que muestra la manera como los jóvenes entre 9 y 16 años interactúan con la red mundial de computadores y los recursos que ella ofrece.

El estudio, realizado en conjunto con la universidad Eafit, confirma que el dispositivo preferido para conectarse es el teléfono inteligente, que usa un 75% de los encuestados, frente a 55% que lo hace a través de tabletas y 28%, desde computadores portátiles. Su red social preferida es Facebook (la usa el 37%), seguida de WhatsApp (26%), Messenger (8%), Instagram y Youtube (7% cada una). Los niños y adolescentes se conectan a Internet, en promedio, 3 horas y 31 minutos cada día, aunque aquellos en el límite inferior de edad solo lo hacen durante 1 hora y 46 minutos, mientras que los de más edad pasan hasta 5 horas en línea.

Pero más allá de los datos relacionados con sus preferencias, el estudio también se enfoca en los retos y oportunidades que representan las estadísticas puras y duras. Por ejemplo, el 75% por ciento de los niños y adolescentes encuestados se conecta a la red desde su habitación privada, fuera del control de sus padres o de las personas que los cuidan. Algunos reconocen haber descuidado a su familia por estar en Internet (31%) o haberse quedado sin comer o dormir (20%).

Un 64% de la muestra afirma que suele navegar por Internet porque no tiene nada más que hacer; esto puede ser un llamado de atención a los adultos responsables de ofrecerles actividades en el ‘mundo real’. Entre los principales riesgos que representa para ellos la navegación, el estudio de TigoUne destaca el uso excesivo (41%), la visualización de imágenes con contenido sexual (35%), el contacto con personas desconocidas (30%) e incluso el contacto cara a cara con ellas tras haberlas conocido en la red (17%).

Con respecto a la visualización de contendos sexuales, 24% dice haber accedido a ellos a través de las redes sociales; 13% son sorpendidos por una ventana emergente, y otro 10% los encuentra en videos y películas. Un 7 por ciento reconoce haberlos visto en páginas XXX y otro 3%, en juegos en línea.

Los jóvenes, sin embargo, no son completamente ignorantes frente a las herramientas de las que disponen para mantenerse seguros en la red: por ejemplo, 79% sabe bloquear personas en la red; 57% busca información en ella para usarla de forma segura; 51% sabe cómo hacer ajustes de privacidad en las redes sociales; 49% puede bloquear publicidad o correos no deseados, y 38% sabe cómo ajustar las características de privacidad del navegador.

De todas formas, los padres y personas a cargo deben tener mucho cuidado con las actividades de los niños y adolescentes en Internet: 35% de ellos ha sido víctima de bullying; 12%, de ciberbulling; 55% de aquellos entre 15 y 16 años ha conocido extraños en la red y 34% ha llegado a conocerlos personalmente.

Algunas de las conclusiones claves de estudio también incluyen:

  • Entre más se usa Internet para actividades educativas, menos se solicitan mensajes con contenido sexual
  • Entre más se usa la red para actividades educativas, menos se realizan encuentros con personas que se conocieron allí
  • A mayor edad, también aumenta la probabilidad de enviar fotos o videos en los que se muestren los órganos sexuales
  • Entre más edad tiene un niño, más tarda en superar una experiencia incómoda sufrida en Internet

Internet, ¿un mundo aparte?

El estudio también concluye, entre otras cosas, que la mejor manera de lograr que los niños y adolescentes estén seguros y tengan una buena experiencia en la red es a través de la mediación activa. En otras palabras, que los padres, educadores y personas responsables se acerquen a ellos para aprender de su mundo virtual, en lugar de prohibirles que naveguen por la red o de restringirles el acceso con otras herramientas tecnológicas.

Al respecto, Ana Marina Jiménez, vicepresidenta de Asuntos Corporativos de TigoUne, asegura que la mejor manera de entender el mundo de los jóvenes es acercarse a él: “Para los jóvenes no existen el mundo virtual y el mundo físico (esa es una expresión de los adultos); para ellos existe una mezcla de esos mundos que nosotros vemos. Entonces cuando uno ve Internet, lo que debe hacer es desmitificarlo y entender que es un mundo maravilloso, lleno de oportunidades, aprendizaje, entretenimiento, socialización… Pero hay que entrar y conocerlo para que nosotros como adultos podamos entenderlo”.

Los datos obtenidos en el estudio serán utilizados por TigoUne como parte de su estrategia de Responsabilidad Social Empresarial. En esta iniciativa se vincularán usuarios, padres, cuidadores y educadores, para promover el uso responsable y creativo de las tecnologías de la información en el país, explica Marcelo Cataldo, presidente de TigoUne.

Metodología del estudio

  • Se realizaron 485 encuestas a niños y jóvenes entre 9 y 16 años en instituciones educativas de Medellín, Bogotá, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Cali, Pereira y Manizales.
  • Se analizaron bibliométicamente 5.175 artículos científicos; cualitativamente, 120 artículos, 161 documentos sobre políticas y regulaciones, y 240 iniciativas de Responsabilidad Social Empresarial
  • Se realizaron 4 laboratorios vivos y 12 grupos focales sobre el uso de Internet y aprendizaje con adultos mayores, adultos y jóvenes
  • Confiabilidad: 97%; margen de error: 4,5%

FUENTE: Enter.co