Sáb. Oct 16th, 2021

    PERFIL CRIMINAL DEL SIGLO XXI

    Descifrando los Secretos de la Mente Criminal

    Por: Adriana Dávila Bejarano

    ¿Cómo se hace el perfil de un criminal?

    Un libro ideal para quienes se preguntan cómo se elabora el perfil de un criminal y por qué un ser humano es capaz de cometer actos que causan terror entre la población y despiertan el miedo entre las posibles víctimas. 

    En esta publicación se desvelan los secretos de la mente criminal, cómo funciona el cerebro de los criminales de alto valor estratégico y cuáles son las diferencias conductuales con los delincuentes comunes.

    Hacer el perfil de un criminal va más allá de los parámetros establecidos en la década de los 70 por la UAC (Unidad de Análisis de Conducta) del FBI, la era de las telecomunicaciones ha transformado la interacción social de la humanidad y con ella han evolucionado las tipologías del crimen.

    Para realizar un perfil criminal en el siglo XXI los parámetros de la investigación deben iniciar con los detalles que escapan inicialmente a la vista, por ende, la matriz operacional deberá enfocarse en lo que es obvio y lo que no lo es.

    Pero ¿Qué lleva a un ser humano a cometer un crimen? 

    El individuo que ha cometido un acto criminal tiene una historia de vida que debe ser analizada y verificada, no obstante, sus vivencias no marcarán el rumbo definitivo de la conducta criminal, estas serán solo un factor más para tener en cuenta en la elaboración del perfil, por esa razón es imprescindible realizar el análisis neurocientífico del funcionamiento de la química cerebral, establecer el estado mental y el grado de conciencia.

    La neurociencia ha logrado establecer una disparidad concreta entre la fisiología del cerebro de las personas que no cometen crímenes en comparación con aquellas que sí lo hacen.

    La química cerebral y el poder de la decisión

    El laboratorio químico del cerebro humano debe funcionar en armonía con el resto de los sistemas biológicos para que las manifestaciones y expresiones conductuales sean coherentes, la mínima variación en los niveles de producción, síntesis o recaptación de los neurotransmisores pueden causar alteraciones severas del comportamiento.

    El funcionamiento neuroquímico puede transformar las sensaciones de placer y dolor, factores medioambientales, experiencias de vida, eventos traumáticos, una infancia violenta o tranquila y una adolescencia trágica pueden ser el cóctel perfecto para la toma de decisiones que repercutirán en la conducta criminal.

    Son muchas las experiencias traumáticas que pueden experimentar los seres humanos desde la infancia y la adolescencia, incluso durante la edad adulta, y esto no es un pretexto para actuar por venganza o causar daño a quienes les rodean, entonces:

    ¿Qué es lo que motiva a una persona a cometer uno o varios crímenes?

    La respuesta se haya en una mixtura de elementos endógenos y exógenos como el funcionamiento del cerebro, el concepto de realidad, la cosmovisión, circunstancias medioambientales o del entorno social, cómo enfrentar las experiencias traumáticas, las necesidades emocionales, lo que causa placer y lo que genera dolor, por último, pero no menos importante el poder de la decisión.

    Nadie nace siendo un criminal, al igual que todos los prejuicios morales y sociales, causar daño a otros es algo que se aprende, se práctica y se perfecciona hasta que escala.

    La evidencia nos cuenta una historia

    No existe el crimen perfecto y cada acto deja una huella identificable de quien lo realiza, el individuo que comete un crimen lleva parte del entorno y de la víctima en su ser, no solo es parte del principio de intercambio o transferencia de Locard también integra los conceptos previos del análisis de conducta de los criminales.

    La evidencia y la forma en la que se manifiesta en el lugar de los hechos, las muestras que están presentes en la víctima nos hablan de la identidad del autor del crimen, sus preferencias, necesidades y su modus operandi; toda evidencia tiene su propio lenguaje y su interpretación adecuada nos da como respuesta los indicios del análisis previo para realizar el perfil del criminal.

    PERFIL CRIMINAL DEL SIGLO XXI El trabajo Científico de 14 años.

    Adriana Dávila Bejarano ha dedicado 14 años al trabajo de campo y la investigación científica de la conducta de terroristas, narcotraficantes, delincuentes comunes, violadores y asesinos seriales en Marruecos, Japón, Alemania, Italia, Holanda, México, Cuba, Colombia, Ecuador y Venezuela. Para la autora del Perfil Criminal del Siglo XXI, Descifrando los Secretos de la Mente Criminal, «La victimología es más de lo que tú crees» con este Long tail pudo crear la técnica de Introspección Guiada, una entrevista al subconsciente de las víctimas de los delitos sexuales, donde la voz consciente guarda silencio, permitiendo que hablen los recuerdos y las emociones asociadas a un evento traumático que la conciencia bloquea para evitar el sufrimiento. En el año 2017 creó el procedimiento de atención a las víctimas de los delitos sexuales denominado, «Entrevista de Introspección Guiada», se ha desempeñado como analista en OPSIS en áreas de investigación criminal de instituciones policiales adscritas a EUROPOL, INTERPOL y una Agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Tambien es autora del libro La Ciencia de la Infidelidad.

    PERFIL CRIMINAL DEL SIGLO XXI


     

    COMPRAR AHORA !

    Disponible en Papel: https://www.amazon.com/PERFIL-CRIMINAL-DEL-SIGLO-XXI/dp/B095DGPYQT

    Disponible en eBook: https://www.amazon.com/-/es/Adriana-D%C3%A1vila-Bejarano-ebook/dp/B095BJVGYB

    Por IFORENSEColombia

    Unicolombia

    error: Content is protected !!